miércoles, 25 de enero de 2017

Un paseíllo en la plaza de toros de Cádiz


 Un desfile de cuadrillas en la plaza de toros de Cádiz, estrenada en 1929 y que fue derribada en 1976, después de ofrecer su último festejo en 1967.

 Si pinchan sobre la foto para verla un poco más grande, podrán apreciar algunos detalles. Desconozco la fecha pero es uno de los primeros años de la plaza. Hay un fenomenal lleno en los tendidos de sol y luce el pendón de la ciudad sobre el edificio,como era antigua costumbre, y también como en la anterior plaza de madera del Campo del Sur, está la plaza coronada de grímpolas.

 Los matadores ya han roto el desfile y se quitan capotillo camino de su burladero. El alguacilillo espera. La plaza de Cádiz era de un solo alguacilillo. Hay ocho picadores, los primeros con el pequeño peto de los iniciales tiempos de su uso obligatorio, casi un galápago, muy diferentes de los de hoy.

 Cierra la comitiva el tiro de mulillas. El capo lleva la tralla y sus peones sujetan el arrastre. El atavío es el típico de los tiros de mulillas de la zona, que hoy conserva el tiro de mulillas de El Puerto, Con alguna diferencia: hoy llevan el pañuelo de la cabeza y faja rojos, mientras que los antiguos los usaban de colores. Hoy la guayabera clara o blanca también, pero el pantalón era de sufrida loneta de trabajo, no blanco como el tiro portuense de hoy. Las mulas van enjaezadas a la calesera, con manta y banderas nacionales.

 Entre el público que recibe a los toreros, en aquellos años era imprescindible el sombrero. Se aprecia que el cannotier -de moda en los veranos de los años veinte y primeros treinta del siglo pasado- es mayoritario. Con lupa veo lepantos, abanicos y sombrillas de señoras. El paseíllo rompía en la divisoria de sol y sombra del 10, de sombra, el último de los de la plaza, que arrancaban en el 1 de sol. Foto coleccion F.O.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada